Publicado en Sin categoría

DETECCIÓN DEL DÉFICIT AUDITIVO

articulo_20120416110120

El sistema auditivo humano es una estructura compleja que se encarga de recibir, procesar e interpretar la información sonora. Es por ello que, la presencia de déficit auditivo repercutirá de manera negativa en varias áreas de desarrollo: lenguaje y voz; funciones de orientación, vigilancia y  alerta; desarrollo intelectual y social de la persona que lo presenta. Por todo lo mencionado anteriormente, es importante que tanto padres como maestros puedan detectarlo tempranamente.

Llamamos Déficit auditivo a cualquier alteración, cualitativa o cuantitativa en la correcta percepción auditiva, que constituye un trastorno o deficiencia.
Causas

 

Prenatales

Natales

Postnatales

  • Enfermedades infecciosas durante el embarazo.
  • Antecedentes Familiares.
  • Problemas acaecidos en el nacimiento, durante el parto o primeros días.
  • Infecciones de otitits crónicas, meningitis u enfermedades víricas como parotiditis o sarampión.

Clasificación de las deficiencias auditivas

 

CRITERIOS TIPOS DE HIPOACUSIA
Momento de Adquisición Pre locutiva Menores de 3 años
Postlocutivas De 3 años en adelante
Cantidad

Según el grado de pérdida auditiva

Leve 20 -40 db
Moderada 40-70 db
Severa 70-90 db
Profunda Mayor a 90 db
Cualidad

Según la estructura fisiológica afectada

Hipoacusia de transmisión o conducción Lesiones localizadas en el oído externo y medio.
Hipoacusia de percepción o neurosensorial Lesiones localizadas en el oído interno y nervio auditivo
Hipoacusia Mixta Cuando se asocian hipoacusia de transmisión y percepción.

Generalmente, las pérdidas auditivas profundas y severas pueden ser detectadas fácilmente, ya que el alumno (a) presenta importantes dificultades en el desarrollo lingüístico. Por otro lado, las pérdidas auditivas leves o moderadas, sobre todo si son Postlocutivas pueden pasar más fácilmente desapercibidas, debido a que, en muchos casos, apenas se observan dificultades en la producción oral.
Signos indicativos de déficit auditivo

Es posible que después de los signos de alerta que se mencionarán a continuación, el docente pueda sospechar la existencia de algún déficit auditivo en su alumna/o.

  • Muchas veces no responde al ser llamado por su nombre, generalmente cuando no nos está mirando.
  • Presenta atención o lo hace de forma dispersa.
  • Respira con la boca abierta.
  • Suele mencionar que le duelen con frecuencia los oídos.
  • Se resfría a menudo.
  • No hace caso a sonidos ambientales (lluvia, el trinar de los pájaros, etc.)
  • Presenta dificultades de sustitución, omisión o distorsión de palabras en los dictados.
  • Utiliza constantemente el “¿Qué?” o  “¿Qué has dicho?” cuando se dirigen a él.
  • Pide con frecuencia que le repitan lo que le dicen o que le hablen más alto.
  • Busca la cara del docente de manera reiterada, para entender lo que le dicen.
  • Manifiesta escasa comprensión de los mensajes.
  • Tiene poco éxito en la conversación, por ello participa poco de las actividades escolares.
  • Dificultades en su habla: poco fluida e ininteligible.
  • Presenta una reducción de la estructura morfosintáctica: omite verbos, artículos, etc.
  • Comete constantes errores en la lectura y/o en la escritura.
  • Confunde palabras que tienen sonidos similares.
  • Muestra dificultades para narrar hechos, historias o eventos.
  • Está pendiente de lo que hacen sus compañeros cuando el profesor da instrucciones para la realización de alguna tarea. Tiende a copiar.
  • Tiene dificultades para identificar, reproducir y discriminar patrones rítmicos relacionados con la educación musical.
  • En ocasiones presenta problemas de relación con los demás niños.
  • No responde a ambientes ruidosos.

Estrategias para detectar alteraciones auditivas

Estas estrategias pueden servir para detectar la existencia de algún déficit de audición en los estudiantes. Es de gran utilidad cuando el docente presenta dudas razonables al respecto. La aplicación individual garantizará mejores resultados.

  1. A una distancia de un metro aproximadamente, frente al niño(a) con voz normal. El adulto dirá diferentes palabras que el niño tendrá que repetir.
  2. Frente al niño, y a una distancia de un metro, el adulto dirá palabras sin voz, el menor tendrá que repetirlas.
  3. De espaldas frente al adulto, el niño tendrá que repetir las palabras que éste irá mencionándole. Primero a una distancia de dos metros y después de tres.
  4. Acercar un reloj a cada oído: uno que produzca sonido y el otro que no. El adulto deberá preguntarle si los oye bien, además de  cual es cual. Cambiar la posición de  los relojes.
  5. Pedirle que señale con los ojos cerrados, de donde proviene la fuente sonora.
  6. Hablar con voz susurrada.

Si se detectan dificultades, no hay que alarmarse. Sin embargo se tendrá que poner sus impresiones en conocimiento de los padres para que hagan la oportuna consulta. Serán los especialistas quienes establezcan la existencia de la pérdida auditiva, sus características y el tratamiento adecuado a seguir.

Finalmente, en caso de confirmarse la pérdida auditiva, es necesario que el docente inicie una serie de adaptaciones curriculares:

  • La principal es la ubicación preferencial del alumnado, se debe de colocar las mesas y sillas en forma de “U”, así el menor con déficit auditivo podrá ver a todos sus compañeros sin dificultad.
  • Ubicarlo cerca del docente y de la pizarra para que pueda comprender mejor el dictado de la clase. Distancia optima de interacción: 1 a 4 metros.
  • Colocarlo lo más distante posible de ventanas, pasillos, oficinas y patios.
  • Antes de iniciar una conversación asegúrese que el menor lo está mirando , si es necesario tóquele el hombro para que le preste atención
  • Hable sin exagerar los movimientos faciales y de los labios.
  • Hable a una velocidad moderada. Deténgase entre una idea y otra.
  • Procure utilizar el lenguaje corporal y los gestos de forma natural.
  • Aprenda un sistema alternativo o aumentativo, para facilitarle la comprensión de las explicaciones.
  • Bríndele ayudas visuales (imágenes) y táctiles, haga de su clase una clase vivencial.
  • Avísele cuando se vaya a tomar actividades diferentes.
  • Fomente la interacción grupal, será necesario que como docente intervenga en los juegos de recreo o de cooperación  para ayudarlo a comprender al resto de sus compañeros.
  • Facilite su autonomía personal, independencia y libertad.
  • Indíquele el comienzo y el final de alguna tarea a través de alguna señal acordada previamente entre el docente y el alumno.
  • El aula debe de estar bien iluminada.

RECUERDE:

  • Una vez que el niño ha sido diagnosticado con pérdida auditiva, es importante SENSIBILIZAR al resto de compañeros, explicarles su situación, así como el trato que requiere por parte de ellos, para evitar posibles errores y malentendidos que podrían interferir en sus relaciones sociales.
  •  Lo más probable es que el niño con déficit auditivo utilice dispositivos auxiliares; sin embargo, esto no significa que el niño escuche igual  que sus compañeros oyentes.El sistema auditivo humano es una estructura compleja que se encarga de recibir, procesar e interpretar la información sonora. Es por ello que, la presencia de déficit auditivo repercutirá de manera negativa en varias áreas de desarrollo: lenguaje y voz; funciones de orientación, vigilancia y alerta; desarrollo intelectual y social de la persona que lo presenta. Por todo lo mencionado anteriormente, es importante que tanto padres como maestros puedan detectarlo tempranamente.Llamamos Déficit auditivo a cualquier alteración, cualitativa o cuantitativa en la correcta percepción auditiva, que constituye un trastorno o deficiencia.
    Causas

    Prenatales

    Natales

    Postnatales

    Enfermedades infecciosas durante el embarazo.
    Antecedentes Familiares.

    Problemas acaecidos en el nacimiento, durante el parto o primeros días.

    Infecciones de otitits crónicas, meningitis u enfermedades víricas como parotiditis o sarampión.
    Clasificación de las deficiencias auditivas

    CRITERIOS

    TIPOS DE HIPOACUSIA

    Momento de Adquisición

    Pre locutiva

    Menores de 3 años

    Postlocutivas

    De 3 años en adelante

    Cantidad

    Según el grado de pérdida auditiva

    Leve

    20 -40 db

    Moderada

    40-70 db

    Severa

    70-90 db

    Profunda

    Mayor a 90 db

    Cualidad

    Según la estructura fisiológica afectada

    Hipoacusia de transmisión o conducción

    Lesiones localizadas en el oído externo y medio.

    Hipoacusia de percepción o neurosensorial

    Lesiones localizadas en el oído interno y nervio auditivo

    Hipoacusia Mixta

    Cuando se asocian hipoacusia de transmisión y percepción.

    Generalmente, las pérdidas auditivas profundas y severas pueden ser detectadas fácilmente, ya que el alumno (a) presenta importantes dificultades en el desarrollo lingüístico. Por otro lado, las pérdidas auditivas leves o moderadas, sobre todo si son Postlocutivas pueden pasar más fácilmente desapercibidas, debido a que, en muchos casos, apenas se observan dificultades en la producción oral.
    Signos indicativos de déficit auditivo

    Es posible que después de los signos de alerta que se mencionarán a continuación, el docente pueda sospechar la existencia de algún déficit auditivo en su alumna/o.

    Muchas veces no responde al ser llamado por su nombre, generalmente cuando no nos está mirando.
    Presenta atención o lo hace de forma dispersa.
    Respira con la boca abierta.
    Suele mencionar que le duelen con frecuencia los oídos.
    Se resfría a menudo.
    No hace caso a sonidos ambientales (lluvia, el trinar de los pájaros, etc.)
    Presenta dificultades de sustitución, omisión o distorsión de palabras en los dictados.
    Utiliza constantemente el “¿Qué?” o “¿Qué has dicho?” cuando se dirigen a él.
    Pide con frecuencia que le repitan lo que le dicen o que le hablen más alto.
    Busca la cara del docente de manera reiterada, para entender lo que le dicen.
    Manifiesta escasa comprensión de los mensajes.
    Tiene poco éxito en la conversación, por ello participa poco de las actividades escolares.
    Dificultades en su habla: poco fluida e ininteligible.
    Presenta una reducción de la estructura morfosintáctica: omite verbos, artículos, etc.
    Comete constantes errores en la lectura y/o en la escritura.
    Confunde palabras que tienen sonidos similares.
    Muestra dificultades para narrar hechos, historias o eventos.
    Está pendiente de lo que hacen sus compañeros cuando el profesor da instrucciones para la realización de alguna tarea. Tiende a copiar.
    Tiene dificultades para identificar, reproducir y discriminar patrones rítmicos relacionados con la educación musical.
    En ocasiones presenta problemas de relación con los demás niños.
    No responde a ambientes ruidosos.
    Estrategias para detectar alteraciones auditivas

    Estas estrategias pueden servir para detectar la existencia de algún déficit de audición en los estudiantes. Es de gran utilidad cuando el docente presenta dudas razonables al respecto. La aplicación individual garantizará mejores resultados.

    A una distancia de un metro aproximadamente, frente al niño(a) con voz normal. El adulto dirá diferentes palabras que el niño tendrá que repetir.
    Frente al niño, y a una distancia de un metro, el adulto dirá palabras sin voz, el menor tendrá que repetirlas.
    De espaldas frente al adulto, el niño tendrá que repetir las palabras que éste irá mencionándole. Primero a una distancia de dos metros y después de tres.
    Acercar un reloj a cada oído: uno que produzca sonido y el otro que no. El adulto deberá preguntarle si los oye bien, además de cual es cual. Cambiar la posición de los relojes.
    Pedirle que señale con los ojos cerrados, de donde proviene la fuente sonora.
    Hablar con voz susurrada.

    Si se detectan dificultades, no hay que alarmarse. Sin embargo se tendrá que poner sus impresiones en conocimiento de los padres para que hagan la oportuna consulta. Serán los especialistas quienes establezcan la existencia de la pérdida auditiva, sus características y el tratamiento adecuado a seguir.

    Finalmente, en caso de confirmarse la pérdida auditiva, es necesario que el docente inicie una serie de adaptaciones curriculares:

    La principal es la ubicación preferencial del alumnado, se debe de colocar las mesas y sillas en forma de “U”, así el menor con déficit auditivo podrá ver a todos sus compañeros sin dificultad.
    Ubicarlo cerca del docente y de la pizarra para que pueda comprender mejor el dictado de la clase. Distancia optima de interacción: 1 a 4 metros.
    Colocarlo lo más distante posible de ventanas, pasillos, oficinas y patios.
    Antes de iniciar una conversación asegúrese que el menor lo está mirando , si es necesario tóquele el hombro para que le preste atención
    Hable sin exagerar los movimientos faciales y de los labios.
    Hable a una velocidad moderada. Deténgase entre una idea y otra.
    Procure utilizar el lenguaje corporal y los gestos de forma natural.
    Aprenda un sistema alternativo o aumentativo, para facilitarle la comprensión de las explicaciones.
    Bríndele ayudas visuales (imágenes) y táctiles, haga de su clase una clase vivencial.
    Avísele cuando se vaya a tomar actividades diferentes.
    Fomente la interacción grupal, será necesario que como docente intervenga en los juegos de recreo o de cooperación para ayudarlo a comprender al resto de sus compañeros.
    Facilite su autonomía personal, independencia y libertad.
    Indíquele el comienzo y el final de alguna tarea a través de alguna señal acordada previamente entre el docente y el alumno.
    El aula debe de estar bien iluminada.
    RECUERDE:

    Una vez que el niño ha sido diagnosticado con pérdida auditiva, es importante SENSIBILIZAR al resto de compañeros, explicarles su situación, así como el trato que requiere por parte de ellos, para evitar posibles errores y malentendidos que podrían interferir en sus relaciones sociales.
    Lo más probable es que el niño con déficit auditivo utilice dispositivos auxiliares; sin embargo, esto no significa que el niño escuche igual que sus compañeros oyentes.

Anuncios

Autor:

Licenciada en Psicología Clínica. Actualmente realizo un máster en Educacación Especial con especialidad en Audición y Lenguaje (AyL).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s